domingo, 22 de junio de 2008

El Hombre Elefante - David Lynch " Qué tan "humano" soy?













A raíz de una situación particular, que no comentaré aquí, he recordado esta hermosa película de David Lynch. Estaba pensando en cuántas rondas infantiles tenían un contenido discriminatorio. De dónde sacábamos esas historias, por qué nunca se nos revelaba el sentido del juego en cuestión...sólo fue la cultura?, nuestros padres?, la educación? Por ejemplo, recuerdo el romance de la niña negra, "...las otras niñas del barrio jugaban, las otras niñas del barrio nunca jugaban con ella?..." Puede haber algo más cruel? O la ronda :" -¿cuántos panes hay en el horno? -veintiún quemados - quién los quemó..." Y ya sabemos la respuesta...Cómo se pudieron crear canciones así y reírnos de un dolor tan grande como fue el holocausto judío?, son los niños crueles? Creo que no...sólo han sido "envenenados" con los miedos de los adultos. Miedo a qué?, a salirnos de la línea?

Me he cansado de escuchar frases como: " con quién vas? Te confundirán con una de ellas"; " no te vistas con escotes, serás tomada como mujer fácil", " ¿ La violaron? Pero miren cómo andaba. Ella lo provocó...", " Ese peinado no te va, tíñete el pelo, tienes canas", "estás gordita..." y si adelgazamos..." Pareces ánima , qué te has hecho...," No me gusta esa niña para ti...es rarita..", " qué fea cicatriz!", "no le des ese trabajo, es mujer", "compréndanlo, es inválido, es enfermo" cómo puedes andar con alguien tan negro!", " que los indios", ... Si todos somos anormales...dónde está la normalidad, entonces. O no cuentan cosas como: la dulzura, la inteligencia, la historia personal, la sabiduría ? O por ser negra no entiendo o no siento. Si ser moreno es tan malo...qué insistencia de broncearse hasta en invierno? o de usar y abusar de la ropa oscura?
Si ser normal significa maquillarnos hasta quedar irreconocibles, vestirnos iguales, tener pelo manejable y ultra liso. (Se han fijado que ya no hay personas crespas?) adelgazar hasta que nos queden las tallas infantiles o subirnos, bajarnos, sacarnos o quitarnos humanidad...Es ahí cuando me pregunto si el engaño no estará en nuestros ojos y los mounstruos del cuento son los "normales"y no los distintos.
Me pregunto si los autores de historia futuristas, Huxley entre otros, no se referírían a esta suerte de clonaje? Dejaremos de pensar, dejaremos de SER para PARECER y PADECER. No se supone que en la diversidad está la riqueza? Lynch lo ha dicho muy bien: "soy un ser humano", "soy una persona"...

1 comentario:

carola dijo...

recuerdo haber jugado el perro judío... hasta que tú me explicaste el mensaje discriminatorio que contenía... nunca más lo jugué, pero debo reconocer que era entretenido, porque después todos quedabamos mirando hacia atrás con las manos torcidas y así haciamos la ronda hasta caernos.