miércoles, 1 de diciembre de 2010

Barrio Lejano, de Jiro Taniguchi


Leí este manga recientemente. Llegué a él por el libro "La elegancia del erizo", pero eso no viene al caso ahora. Si bien es cierto el recurso está usado y abusado, fue a través de esta historieta que reflexioné sobre mi pasado. Cuando creemos que todo lo que hicimos fue una equivocación, dan ganas de tener el poder para corregir el pasado o al menos para cerciorarnos que no había otra posibilidad.
Es la historia de un hombre maduro que un día cualquiera se ve transportado al barrio de su infancia y junto con eso, a la época de los catorce años cuando su padre abandonó a la familia. En medio de su esfuerzo por impedir o por entender la decisión del padre va recordando momentos de su vida, las clases, sus amigos, etc. De pronto me sentí parte de sus sentimientos, más que el del tema principal lo que me llamó la atención fue lo que iba experimentando en este acto nostálgico. La mirada madura sobre la vida estudiantil, sobre el hogar, aprovechar cada momento en la escuela para crecer. Sentí nostalgia de mi escuela...¡Qué ganas de volver atrás! Para enfrentar con madurez, para aprovechar cada momento en la escuela, con mis compañeros, con mi querido profesor de artes, con mi compañero, ése tan talentoso que tenía...ganas de haber expresado todo lo que sentí en aquella época tan difícil, por el contexto y por las consecuencias de él en mi hogar. Tal vez no debí haber dejado mi escuela modesta, tal vez debí haberme preparado ahí, quizás habría dado con la vocación correcta allí.
De pronto sentí que toda esa época se venía a mi mente con tanta nitidez y comencé a cambiar ciertas situaciones; a hablar con mi amiga, ésa que quise tanto y que me dañó profundamente; deseos de corregir, de borrar, de tomar las decisiones correctas. Y es que después de ver los dibujos de Taniguchi ya no me quedan dudas, lo que cultivó mi profesor en sus clases fue el arte y la literatura. Y yo erré el camino. Quizás no tenía el talento de mi compañero; pero tenía sensibilidad suficiente para apreciarlo, debí cultivarme en esa área. Ahora ha pasado el tiempo, lo mismo que al protagonista de la historia, ¿tendré posibilidad de salvarme?, ¿los dioses me darán una nueva oportunidad para esmerarme y ser feliz para poder descansar?

viernes, 12 de noviembre de 2010

Llega a las pantallas la elegancia de "El erizo"

La elegancia del erizo: ¿Quién cree poder hacer miel sin compartir el destino de las abejas?


¿Quién cree poder hacer miel sin compartir el destino de las abejas?

Cada día me digo que mi hermana no puede hundirse más profundamente en el fango de la ignominia y, cada día, me sorprende ver que sí lo hace.
Esta tarde, después del colegio, no había nadie en casa. He cogido un poco de chocolate con avellanas de la cocina y me he ido a comérmelo al salón. Estaba bien cómoda en el sofá y mordía el chocolate reflexionando sobre mi próxima idea profunda. Pensaba que se iba a tratar de una idea profunda sobre el chocolate, o más bien sobre la forma en que uno lo muerde, con una pregunta cómo... ¿Qué es lo bueno del chocolate? ¿La sustancia en sí o la técnica del diente que lo tritura?
Pero por muy interesante que fuera esta idea, no había contado con mi hermana, que ha vuelto a casa antes de lo previsto e inmediatamente se ha puesto a amargarme la vida hablándome de Italia. Desde que ha ido a Venecia con los padres de Tibere (al hotel Danieli, nada menos), Colombe no habla de otra cosa. Para colmo de males, el sábado fueron a cenar a casa de unos amigos de los Grinpard que tienen una gran finca en la Toscana. Sólo con pronunciar la palabra « Toscaaana», arrastrando las sílabas, mi hermana se extasía, y mamá con ella. Dejad me que os diga una cosa, la Toscana no es una tierra milenaria. No existe más que para dar a personas como Colombe, mamá o los Grinpard la emoción de poseer. La « Toscaaana» les pertenece, tanto como la Cultura, el Arte y todo lo que pueda escribirse con mayúsculas.
A propósito de la Toscaaana, pues, ya me he tenido que tragar el latazo sobre los burros, el aceite de oliva, la luz del crepúsculo, la dolce vita y demás topicazos. Pero como, cada vez, me he escabullido discretamente, Colombe no ha podido comprobar el efecto que produce en mí su historia preferida. Pero, al descubrirme sentada en el sofá, se ha desquitado y me ha fastidiado la degustación del chocolate y mi futura idea profunda.
En las tierras de los amigos de los padres de Tibere hay colmenas, las suficientes para producir un quintal de miel al año. Los toscanos han contratado a un apicultor, que se encarga de hacer todo el trabajo para que ellos puedan comercializar la miel con el sello «señorío de Flibaggi». Evidentemente, no lo hacen por el dinero. Pero la miel «señorío de Flibaggi» está considerada como una de las mejores del mundo, y ello contribuye al prestigio de los propietarios (que son rentistas) porque la utilizan en grandes restaurantes grandes cocineros que actúan como si fuera algo extraordinario. ..Colombe, Tibere y los padres de Tibere tuvieron el honor de protagonizar una cata de miel como las que se hacen con los vinos, y ahora ya no hay quien calle a Colombe cuando se pone a hablar sobre la diferencia entre una miel de tomillo y una miel de romero. Pues que le aproveche. Hasta ese punto del relato, la escuchaba sin prestarle mucha atención, pensando en lo de «morder el chocolate» y me decía que si la tabarra se quedaba ahí, podía darme con un canto en los dientes. Nunca hay que esperar algo así con Colombe. De repente, ha adoptado ese aire suyo tan poco prometedor y se ha puesto a contarme las costumbres de las abejas. Al parecer, les soltaron una clase magistral completa sobre el tema, y al espíritu perturbado de Colombe le llamó particularmente la atención el capítulo dedicado a los ritos nupciales de las reinas y los zánganos. La increíble organización de la colmena, en cambio, no la impresionó demasiado, cuando yo encuentro que es apasionante, sobre todo si se piensa que esos insectos tienen un lenguaje con código que relativiza las definiciones que se pueden dar de la inteligencia verbal como específicamente humana. Pero esto no le interesa en absoluto a Colombe, y eso que no se está sacando un título de formación profesional en fontanería, sino un máster en filosofía. A ella en cambio lo que le vuelve loca de interés es la sexualidad de los bichitos de marras. Os resumo el asunto: cuando está lista, la abeja reina inicia su vuelo nupcial, perseguida por una nube de zánganos. El primero que la alcanza copula con ella y luego muere porque, después del acto, su órgano genital permanece dentro del cuerpo de la abeja. Le queda pues amputado, y eso lo mata. El segundo zángano en alcanzar a la abeja debe, para copular con ella, retirar con las patas el órgano genital del anterior y, por supuesto, después corre la misma suerte, y así hasta diez o quince zánganos, que llenan la bolsa espermática de la reina, lo que le permitirá producir, durante cuatro o cinco años, doscientos mil huevos al año. Esto es lo que me cuenta Colombe mirándome con su aire venenoso y aderezando su relato con comentarios subidos de tono de esta índole: «Sólo puede hacerlo una vez, ¿eh?, entonces, claro, con uno solo no le vale, i quiere quince!» Si yo fuera Tibere, no me gustaría demasiado que mi novia fuera contándole esta historia a todo el mundo. Porque, a ver, uno no puede evitar hacer un poco de psicología barata: cuando una chica excitada cuenta que una hembra necesita quince machos para quedarse satisfecha y que, en señal de agradecimiento, los castra y los mata. ..A la fuerza uno se hace preguntas. Colombe está convencida de que contar estas cosas hace de ella una «chica liberada nada estrecha que aborda el sexo con naturalidad». Pero se le olvida que si me cuenta esta historia sólo lo hace para escandalizarme, y que además tiene un contenido nada anodino. Primero, porque para alguien como yo que piensa que el hombre es un animal, la sexualidad no es un tema escabroso sino una cuestión científica. Me parece apasionante. y segundo, os recuerdo a todos que Colombe se lava las manos tres veces al día y chilla a la menor sospecha de pelo invisible en la ducha (siendo los pelos visibles más improbables). No sé por qué, pero me parece que esto encaja mucho con la sexualidad de las abejas reina.
Pero sobre todo, es curioso cómo interpretan los hombres la naturaleza y creen poder sustraerse a ella. Si Colombe cuenta así esta historia, es porque piensa que no le concierne. Si se mofa del patético retozar de los zánganos, es porque está convencida de no compartir su destino. Pero yo, en cambio, no veo nada chocante ni subido de tono en el vuelo nupcial de las abejas reina ni en el destino de los zánganos porque me siento profundamente semejante a todos estos animales, aunque mis costumbres difieran de las suyas. Vivir, alimentarse, reproducirse, llevar a cabo la tarea para la cual uno ha nacido y morir: no tiene ningún sentido, es cierto, pero así son las cosas. Qué arrogancia esta de los hombres que piensan que pueden forzar la naturaleza, escapar a su destino de insignificancias biológicas. ..y qué ceguera tienen también con respecto a la crueldad o la violencia de sus propias maneras de vivir, de amar, de reproducirse y de hacer la guerra a sus semejantes. ..
Yo en cambio pienso que sólo se puede hacer una cosa: dar con la tarea para la cual hemos nacido y llevarla a cabo como mejor podamos, con todas nuestras fuerzas, sin buscarle tres pies al gato y sin creer que nuestra naturaleza animal tiene algo de divino. Sólo así tendremos el sentimiento de estar haciendo algo constructivo en el momento en que venga a buscarnos la muerte. La libertad, la decisión, la voluntad, todo eso no son más que quimeras. Creemos que podemos hacer miel sin compartir el destino de las abejas; pero también nosotros no somos sino pobres abejas destinadas a llevar a cabo su tarea para después morir.

martes, 7 de septiembre de 2010

The Beatles: dos temas del álbum Help!

THE BEATLES – I NEED YOU

You don't realize how much I need you,
love you all the time and never leave you.
Please come on back to me,
I'm lonely as can be,
I need you.

No te das cuenta cuánto te necesito,
Te amo todo el tiempo y nunca te dejaré.
Por favor vuelve a mí,
estoy tan solitario,
te necesito.


Said you had a thing or two to tell me.
How was I to know you would upset me?
I didn't realize,
as I looked in your eyes,
You told me

Dijiste que tenías un par de cosas que decirme.
¿Cómo iba yo a saber que me harías enfadar?
No me di cuenta,
mientras miraba tus ojos,
me dijiste.

Oh yes you told me, you don't want my loving anymore.
That's when it hurt me, and feeling like this
I just can't go on anymore.

Oh si me dijiste que ya no querías mi amor.
Fue ahí cuando me dolió y sintiéndome así
Simplemente ya no puedo seguir adelante.


Please remember how I feel about you,
I could never really live without you.
So come on back and see,
just what you mean to me,
I need you.

Por favor recuerda lo que siento por ti,
realmente nunca podría vivir sin ti.
Así que vuelve y date cuenta,
de lo que significas para mí,
te necesito.


Este tema es del álbum Help!, del 13 de agosto de 1965




Ticket to Ride

I think I'm gonna be sad,
I think it's today, yeah!
The girl that's drivin' me mad,
is goin' away.

She's got a ticket to ride,
She's got a ticket to rihihihide
She's got a ticket to ride, but she don't care.

She said that living with me,
Is bringin' her down yeah!
For she would never be free when I was around.

She's got a ticket to ride,
She's got a ticket to rihihihide,
She's got a ticket to ride, but she don't care.

I don't know why she's ridin' so high,
She oughtta think twice,
She oughtta to do right by me.
Before she gets to sayin' goodbye,
She oughtta to think twice,
She oughtta to do right by me.

I think I'm gonna be sad,
I think it's today, yeah!
The girl that's drivin' me mad,
Is goin' away.

She's got a ticket to ride,
She's got a ticket to rihihihide,
She's got a ticket to ride, but she don't care.

I don't know why she's ridin' so high,
She oughtta think twice,
She oughtta to do right by me.
Before she gets to sayin' goodbye,
She oughtta to think twice,
She oughtta to do right by me.


She said that livin' with me,
Is bringing her down yeah!
For she would never be free when I was around.

She's got a ticket to ride,
She's got a ticket to rihihihide,
She's got a ticket to ride, but she don't care.

My baby don't care, my baby don't care.
My baby don't care, my baby don't care

Boleto de autobús

Creo que me voy a entristecer
creo que hoy, sí,
la chica que me vuelve loco,
se va.

Tiene un billete de bus
Tiene un billete de bus
Tiene un billete de bus
y no le preocupa

Dijo que vivir conmigo
estaba comenzando a deprimirla, si
porque ya no podía sentirse libre
cuando estaba con ella.

Tiene un billete de bus
Tiene un billete de bus
Tiene un billete de bus
y no le preocupa

No sé por qué vuela tan lejos
debería pensárselo dos veces
aunque sólo fuese por mí

antes de decirme adiós
debería pensárselo dos veces
aunque sólo fuese por mí


Creo que me voy a entristecer
creo que hoy, sí,
la chica que me vuelve loco,
se va.

Tiene un billete de bus
Tiene un billete de bus
Tiene un billete de bus
y no le preocupa

No sé por qué vuela tan lejos
debería pensárselo dos veces
aunque sólo fuese por mí

antes de decirme adiós
debería pensárselo dos veces
aunque sólo fuese por mí


Dijo que vivir conmigo
estaba comenzando a deprimirla, si
porque ya no podía sentirse libre
cuando estaba con ella.

Tiene un billete de bus
Tiene un billete de bus
Tiene un billete de bus
y no le preocupa

A mi chica no le preocupa
A mi chica no le preocupa

jueves, 18 de marzo de 2010

Never Surrender - Corey Hart

Sólo un poco más de tiempo es lo que todos pedimos
Porque sólo un poco más de tiempo puede abrir puertas cerradas
Y tan sólo un poco de incertidumbre puede hacerte decaer
Y nadie quiere conocerte ahora
Y nadie quiere mostrarte cómo…
Y si te sientes perdido y desconsolado…
¡Nunca te rindas!

Aunque la trayectoria no te conduzca a casa
¡No puedes dejarte vencer!
Y cuando la noche sea fría y oscura
Podrás ver la luz, ver la luz.
Porque nadie puede arrancarte el derecho
De pelear, y nunca rendirte.

Con un poco de perseverancia
Puedes apaciguar las cosas,
Sin la fidelidad ciega que algunos han conquistado.
Y si nadie desea conocerte…
Y si nadie desea mostrarte cómo…
Y si te sientes perdido y desconsolado
¡Nunca te rindas!

Aunque la trayectoria no te conduzca a casa
¡No puedes dejarte vencer!
Y cuando la noche sea fría y oscura
Podrás ver la luz, ver la luz.
Porque nadie puede arrancarte el derecho
De pelear, y nunca rendirte.
De nunca rendirte…

martes, 9 de marzo de 2010

La Historia de Chile está plagada de bandidos y saqueos
Vivian Lavín

El historiador explicó en el programa A Fondo que los robos que presenciamos después del terremoto responden a una estructura social de Chile originaria del siglo XIX, asentada en el XX y mantenida en la actualidad como consecuencia del sistema de trabajo precario, claro que en la actualidad "la rebelión de las masas marginales ha sido más virulenta, extendida y desafiante que nunca".

http://www.radio.uchile.cl/notas2.asp?idNota=59549


«Tú yaces aquí durante los largos días de verano y durante las largas noches de invierno. Dentro de muchos años, yo también descansaré junto a ti. Espero en paz a que llegue este día». Libro de las odas recopilado por Confucio.


domingo, 31 de enero de 2010


"...Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños, y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde del precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezo a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Yo sería el guardián entre el centeno"

El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger.

sábado, 23 de enero de 2010


Últimamente he estado fanática del animé japonés y he visto dos o tres que me han llamado poderosamente la atención, tanto así, que he tenido que leer el manga ( historieta), porque no podía perderme una parte de la historia. Y es que la combinación historia-imagen es lo que me atrae más ( seguramente una parte de mi cerebro no terminó de madurar). El lenguaje de los cómics me subyuga, cómo precisan una imagen, un detalle, un plano!

En esta oportunidad quiero referirme a Nana, que tiene buenos dibujos y una música que en lo personal, me satisfizo muchísimo. Creo que el tema que sobrepasa a todos es la amistad. Seres alienados, solos que se encuentran y forman una familia. Y cómo el lazo de esta amistad ayuda a sobrellevar la existencia, la sobrevivencia.



lunes, 11 de enero de 2010

Suspicious Minds - Elvis

Este es uno de los temas que más me agradan de Elvis: Me energiza. Larga vida al Rey!



SUSPICIOUS MINDS

WE´RE CAUGHT IN A TRAP
I CAN´T WALK OUT
BECAUSE I LOVE YOU TOO MUCH BABY

WHY CAN´T YOU SEE
WHAT YOU´RE DOING TO ME
WHEN YOU DON´T BELIEVE A WORD I SAY?

WE CAN´T GO ON TOGETHER
WITH SUSPICIOUS MINDS
AND WE CAN´T BUILD OUR DREAMS
ON SUSPICIOUS MINDS

SO, IF AN OLD FRIEND I KNOW
DROPS BY TO SAY HELLO
WOULD I STILL SEE SUSPICION IN YOUR EYES?

HERE WE GO AGAIN
ASKING WHERE I´VE BEEN
YOU CAN´T SEE THESE TEARS ARE REAL
I´M CRYING

WE CAN´T GO ON TOGETHER
WITH SUSPICIOUS MINDS
AND BE CAN´T BUILD OUR DREAMS
ON SUSPICIOUS MINDS

OH LET OUR LOVE SURVIVE
OR DRY THE TEARS FROM YOUR EYES
LET´S DON´T LET A GOOD THING DIE

WHEN HONEY, YOU KNOW
I´VE NEVER LIED TO YOU
MMM YEAH, YEAH

Mentalidad suspicaz

Estamos atrapados en una trampa
No puedo marcharme
Porque te amo demasiado, nena

¿Por qué no puedes ver
Lo que me haces
Cuando no crees una sola palabra que digo?

No podemos seguir juntos
Con una mentalidad suspicaz
Y no podemos construir nuestros sueños
En pensamientos desconfiados

Así que si un viejo amigo que conozco
Llega por aquí para saludar
¿Seguiría viendo desconfianza en tus ojos?

Aquí vamos otra vez
Preguntando donde he estado
No puedes ver que estas lágrimas son reales
Estoy llorando

No podemos seguir juntos
Con una mentalidad suspicaz
Y no podemos construir nuestros sueños
En pensamientos desconfiados

Oh deja que nuestro amor sobreviva
O seca las lágrimas de tus ojos
No hay que dejar que una cosa buena muera

Cuando nena, tú sabes
Nunca te he mentido
Mmm sí, sí